Cómo las Artes Marciales ayudan a los niños con problemas de comportamiento

toddler-hoodie-rex
Foto tomada de: www.mercatornet.com

En la infancia es muy importante el conocimiento y manejo del propio cuerpo. Y algunos niños que derrochan energía son incapaces de encontrar las vías adecuadas para descargarla.

Muchos de ellos habitan en viviendas pequeñas, con poco espacio para desplegar sus movimientos, y en muchos lugares la calle ha dejado de ser un espacio al aire libre seguro para que el niño patee la pelota o juegue con sus amigos.

Algunos padres de niños que actúan bruscamente con su propio cuerpo, limitan sus conductas corporales por temor a que lastimen a los demás o se lastimen ellos mismos.

Por eso es importante preguntarse qué podemos hacer para ayudar a los chicos que poseen comportamientos corporales bruscos.

Kids-for-Rotator
Foto tomada de: http://www.superkicksforamerica.net/

Una opción son las clases de artes marciales, ya que desde su concepción de la no violencia propician el uso del cuerpo como un medio de defensa y control de los propios movimientos, tanto para no dañar a los demás como para no dañarse a sí mismo.

Las artes marciales fomentan el movimiento con fundamento, con reglas y con sentido, ayudando a dominar el cuerpo y por ende a respetarlo.

Existen diferentes escuelas y técnicas marciales pero lo que quiero destacar más allá de los estilos de cada una de ellas es la importancia que todas le dan al valor del otro como persona.

De hecho, confrontan al niño con la responsabilidad de dominar sus impulsos y la posibilidad de expresarse con sentido a través de su cuerpo.
No se trata de un golpe o de una patada en sí. Hay niños que son más violentos o que tienen mayor carga de agresividad que otros.

Esto sucede por diversos motivos y como cada niño es único y diferente, hay que revisar las características que cada pequeño tiene para relacionarse tanto con su propia familia como con el resto de las personas que lo rodean, ya que los niños también actúan por repetición e imitación.

1379759_613178755405907_592811592_n
Uno de los instructores impartiendo las clases de nuestro sistema American Taekwondo System, en nuestra sede principal en Barranquilla.

Por lo general, lo que caracteriza a los niños con problemas de comportamiento es la dificultad que tienen para mostrar quiénes son sin utilizar la fuerza bruta. Y esto en muchas ocasiones se debe a una falta de autoestima.

Aprender a querer al cuerpo y perderle el miedo son otros objetivos básicos que se proponen las artes marciales. Y practicarlas requiere de mucha templanza de carácter, tranquilidad, control de los movimientos, tolerancia a la frustración y perseverancia.

Las artes marciales son mucho más que un deporte. Son disciplinas en las que los niños no sólo descargan su adrenalina, sino que también tienen como fundamento una filosofía basada en el respeto mutuo y el honor, cualidades y valores necesarios en los primeros años de la infancia para llegar a la pubertad y adolescencia con mayor integridad y conciencia de uno mismo.

Adaptado de: www.tudiscoverykids.com
Lic. Alejandra Libenson
Psicóloga y Psicopedagoga
Especialista en Educación, Crianza e Infancia
Autora del libro Criando hijos, creando personas

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *